Domingo, Julio 23, 2017
Covadonganoticias.com

HISTRIONISMO RAPAZ –I de II-

Por la forma, intensidad y permanencia con que fue “administrado” durante una década el albergue estudiantil de Chetumal, a la intervención de la Secretaría de Desarrollo  Agropecuario y Rural en ese espacio se podría calificar como un rescate.

No es una exageración, pues su sempiterna directora lo manejó como si fuera la bóveda bancaria de su peculio. Tan así lo consideraba, que, en su afán de no perderla, tendió reatas telefónicas con personajes pretéritos sin que, quizá porque la conocen de sobra, ninguno prestara oídos.

En la recuperación de la estancia mencionada  destacó la habilidad del titular de la SEDARU-Pedro Pérez Díaz- y la prudencia del personal de esa secretaría que participó el miércoles próximo pasado en el relevo de la directora.

Y es que cuando llegó la comitiva institucional al albergue, la señora, señalada desde hace aproximadamente un mes de presbiterar una cofradía de feligreses de la cleptocracia, hizo gala de un histrionismo provocador en el que los “recuperadores” no cayeron.

¿Cuáles señalamientos carga la ex directora del albergue estudiantil de la capital de Quintana Roo?

A esa y muchas otras interrogantes responde una “carta abierta” que un equipo de estudiantes afectados publicó en el Facebook Mitrailleur De Qroo, que se inserta aquí, textual:

“CARTA ABIERTA
C. LIC. CARLOS JOAQUÍN GONZÁLEZ
Gobernador electo de Quintana Roo
LICDA. NUVIA MAYORGA DELGADO
Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas

Con todo respeto, somos un numeroso grupo que está en el albergue estudiantil de Chetumal, Quintana Roo, y que nos dirigimos a ustedes para exponerles la inmisericorde situación a que es sometida la comunidad estudiantil, bajo la orquestación de la directora del lugar, Guadalupe Rosado Pat, que si no se ha robado los edificios del albergue es porque es porque son mucho peso para su bolso.
Las irregularidades cometidas por la señora Guadalupe Rosado Pat, no son de ahora; vienen de tiempo atrás, concretamente desde hace más de 10 años.
Pero tampoco la mencionada señora opera sola. Tiene un cerrado grupo de incondicionales, ubicados en puestos clave dentro del organigrama del albergue.
Las anomalías ocurren, principalmente, en la alimentación, pero también en la desaparición de artículos diversos, donados para el servicio, tanto del albergue como para los estudiantes.
1.-La facturación de las compras es fraudulenta
2.-Nada de los comestibles que está en esas facturas, llega al albergue.
3.-Las raciones alimenticias están elaboradas con desperdicios obsequiados por comerciantes locales.
4.-Las pocas ocasiones en que sirven carnes a los estudiantes están en estado putrefacto. Tan es así que cuando las cocinan, vecinos y transeúntes se han quejado de los fétidos olores.
5.- La plantilla estudiantil que maneja Guadalupe Rosado Pat, está inflada, pues no son 400 alumnos, sino alcanzan a 210 personas.
6.- Esta adulteración de cifras la usa esa señora como pretexto para solicitar donativos en abarrotes, legumbres, frutas, productos básicos, despensas gubernamentales y de asociaciones civiles.
7.- Cuando la verdad es que ni un centavo de lo que recibe del gobierno del estado, vía Secretaría de Desarrollo Agropecuario y Rural –SEDARU- gasta en la alimentación de los albergados.
De esta dependencia, la señora Guadalupe Rosado Pat recibe mensualmente poco más de 50 mil pesos
8.- Además, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas aporta arriba de 30 mil pesos, cada mes.
9.- Ambas cantidades suman 80 mil pesos que no se aplican para lo que son canalizados.
10. Considerando que Guadalupe Rosado Pat lleva como directora 10 años, en total esta directora se ha robado un monto superior a los 8 millones de pesos.
11.- A esas raterías, hay que añadir las siguientes:
I.- Cuando el candidato a gobernador de Quintana Roo Mauricio Góngora Escalante estuvo en campaña, le regaló al albergue estudiantil dos televisores plasma de 54 pulgadas, los cuales fueron hurtados por Guadalupe Rosado Pat.
II.- Asimismo, obsequió al albergue diversos aparatos electrodomésticos, que también se robó Guadalupe Rosado Pat.
III.- Por si fuera poco, el mismo político del que hablamos, entregó una camioneta Lobo 4×4, para el servicio de la comunidad albergada. Sin embargo, otra vez, Guadalupe Rosado Pat usa ese vehículo para el servicio de ella y su familia.
12.- Pero eso no es todo. Guadalupe Rosado Pat también se ha apoderado de donativos, como colchones, literas, ventiladores y despensas.
13.- Y para completar la ornamentación de uno sus ranchos que posee en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, adquiridos gracias a los millones que se ha robado de la alimentación de los compañeros estudiantes, Guadalupe Rosado Pat se robó la fuente de piedra empotrada en el patio del albergue, que está ubicado sobre la avenida Andrés Quintana Roo.
14.- Parte de los robos monetarios de Guadalupe Rosado Pat fueron invertidos en la adquisición de vehículos último modelo, para sus hijos y su yerno.
15.- Además, Guadalupe Rosado Pat gasta el dinero que aportan los gobiernos estatal y federal en ropa, perfumes y alhajas.
A continuación, damos nombres y cargos de los cómplices de los robos cometidos por la directora del albergue estudiantil, Guadalupe Rosado Pat, en perjuicio de jóvenes de escasos recursos:

  1. I) .-Sofía Montejo Hernández, encargada de las finanzas.
    II).- Alan Daniel Reyes Macías, responsable de adquisiciones y de recoger donativos.

En suma, un trío pernicioso a la sociedad.
Señor licenciado Carlos Joaquín González y licenciada Nuvia Mayorga Delgado, respetuosamente pedimos que se haga una investigación profunda al albergue estudiantil de Chetumal.

Como todas las anomalías que mencionamos están a la vista, pedimos, por el bien de nosotros los estudiantes y del albergue mismo, la DESTITUCIÓN INMEDIATA DE GUADALUPE ROSADO PAT, SOFÍA MONTEJO HERNÁNDEZ Y ALAN DANIEL REYES MACÍAS.
Y a partir de los resultados de la investigación a Guadalupe Rosado Pat y de sus cómplices, pedimos que se les finquen responsabilidades, pues las fechorías cometidas por este grupo delictivo merecen cárcel.
Sin más, agradecemos su invaluable intervención”.

Hasta allí el escrito denunciante, publicado el 18 de septiembre del año en curso.

Ahora falta que se practique una auditoría al mencionado albergue, cuyos resultados darán pie, como piden los estudiantes en ese texto, al enjuiciamiento  de quienes resulten implicados en las anomalías enumeradas.(Mario Hernández)

 

 

 

Recibe las noticias en tu correo

Registra tu dirección de correo, y activa tu suscripción gratuita.