Domingo, abril 30, 2017
Covadonganoticias.com

ECONOMÍA DE ANGUSTIA

Aun con lo que se diga, la economía del gobierno que encabeza Carlos Joaquín González esta despedazada y rebota en los municipios, que pasan penalidades y desesperación para pagar a los trabajadores.

Los más afectados son José Ma. Morelos, donde el priista José Dolores Baladez Chi no puede cubrir pagos de sus compromisos de campaña, y a los mismos empleados, a falta de recursos que no le aportan del presupuesto establecido.

Además el edil saliente, Juan Parra López, le dejo las arcas vacías y una deuda de más de cuatro millones de pesos que nadie sabe dónde invirtió, porque se le entregó durante su administración la aportación federal y estatal. Pero él se fue tranquilo.

Ahora las consecuencias de la rapiña y el saqueo las paga el pueblo y los empleados, pues el gobierno de Roberto Borge Angulo y pandilla abusaron del poder para robar los recursos del erario.

Hasta el momento la justicia no ha intervenido y según en la cámara de diputados local se ha descubierto un faltante de más de seis mil millones de pesos, que recientemente anunció el presidente de la gran comisión, Eduardo Martínez Arcila está en el tintero.

Por lo mismo, el gobierno de Carlos Joaquín González pasa las mismas circunstancias en las dependencias donde el recurso

No hay para invertir en ningún programa que se presente, pues según han realizado foros en varios municipios donde los campesinos han presentado los proyectos que requieren para cultivar en el ciclo otoño invierno, pero carecen del recurso para invertir.

Mientras tanto la presidenta municipal, de Felipe Carrillo Puerto, Paoli Perera Maldonado, otra priista, tiene serios problemas económicos para cubrir el salario de los que tiene en la nómina y del cuerpo colegiado del H. Cabildo.

Así que el panorama no es nada saludable en este cambio, que ahoga la economía de la entidad, gracias al pésimo manejo de las finanzas del gobierno de Beto Borge y camarilla, que cual ratas de alcantarilla desaparecieron, sin que la autoridad intervenga, para que devuelvan el recurso del erario y los metan en la cárcel.

Y desde ahora, para este fin de año se vaticina que no habrá un diciembre de buena fiesta familiar para los burócratas, ya que será hasta los primeros meses del 2017 cuando el gobierno local tenga dineros que le permitan respirar.

Mientras tanto, los bolsillos ciudadanos casi no suenan y lo poco que tienen apenas les alcanza para medio comer.

Recibe las noticias en tu correo

Registra tu dirección de correo, y activa tu suscripción gratuita.