Domingo, Agosto 20, 2017
Covadonganoticias.com

PERRO, SI COME PERRO.

Por German Gallegos Cruz

 

Atento recado a la inconsciencia gremial

 

Perro no come perro, era la frase de sustento que el gremio de comunicadores esgrimía, cuando habia un conato de ataque entre ellos mismo. Una vez, ya hace casi 35 años, un reportero del periódico la “verdad de guerrero”, fue calumniado por un compañero de oficio, y este no respondio a la agresión verbal. Siendo conocido mio, le pregunte ¿por su sospechosa inacción?, Y me contesto que, su calumniador, pronto recordaría el código de no agresión entre periodistas, que rezaba: PERRO, NO COME PERRO. Eran otros tiempos por supuesto. Hoy en dia, se ha acentuado la división del gremio periodístico, para complacencia de la clase politica. El ingente poder económico de los gobernantes, hacen posible dividir al gremio y clasificarlo en rangos de mayor a ínfima importancia. Para un politico, el periodista “académico” no representa peligro alguno, a menos que sea de trayectoria y prestigio dilatado. Ellos tratan de “comprar” al periodista que calumnia, que denosta, que agrede con todo su ser. Sienten especial miedo y respeto por los propietarios de medios. Se muestran complacientes, solícitos y, en disposición de negociar silencios y alabanzas a cualquier precio. No sobra decir que, el verdadero pavor de la clase politica, esta centrado en las “vacas” sagradas del periodismo. La mínima expresión en contra de su normalmente desastrosa administración, hacen temblar al bandolero de la politica. Esas “vacas” sagradas del periodismo, que dirigen noticieros de trascendencia nacional e internacional, sin mover un solo dedo, reciben cuantiosas subvenciones económicas. Entonces pues, ¿como poder unificar al gremio periodístico, para hacer sentir su reclamo de protección contra las agresiones de criminales y del propio estado mexicano? Visto desde mi propio mirador y utilizando el desafortunado sustantivo canino, no cabe la menor duda que, hasta entre perros hay razas, dijera mi ahijado Jorge (caballo) Xiu Manzanero. ¿A quien de los señorones del periodismo, le importa de verdad, la suerte de un modesto reportero que se la rifa todos los días buscando la noticia para informar a la sociedad? La clasificación de rangos entre el gremio periodístico, esta desnuda ante los ojos de quienes quiera ver esta esta amarga realidad. Sin embargo ningún comunicador esta a salvo de sufrir un atentado fatal en su persona o en su familia. Desde luego que los mas vulnerables, son los que sostienen la pirámide de esta estructura clasista. El caso Quintana Roo, tiene particulares características. En este turístico y productivo estado de la republica, se acentuó con mas contundencia el divisionismo de los periodistas, por el maquiavélico manejos de los medios, en la administración estatal pasada. Los consentidos de Roberto Borge, fueron quienes competían en la lisonja y la adulación. Fueron los que mas virtudes encontraron en el “virrey”, donde todo era yermo. Asi se polarizo el gremio en Quintana Roo. Sabido es de todos, que, aquellos aduladores de Beto Borge, con el cambio de gobierno, se convirtieron en desdichados “muerde manos”, sobre todo, a quien les dio de comer en abundancia. Ahora los “cañones” de la adulación, apuntan hacia el nuevo patrón, no obstante que ayer, lo llenaban de improperios, de calumnias y adjetivos mas que hirientes. El interes tiene pies, ahora hay que joder al que les dio riquezas, negocios, viajes de placer, etc. Pero, dicen que asi es la vida. Tambien dicen que jamas un politico sera amigo de un periodista, y viceversa. Parece que cada uno, contiene con dientes apretados la mentada de madre mutua, que no la sueltan por razones de interes mutuo tambien. No nos asombremos que sigan cayendo periodista, por la indolencia gubernamental. Los discursos compungidos y de falso dolor, son demasiado volátiles. Al paso de unas horas se convierten en periódicos de ayer. Hay enemigos a la vista, hay intereses intocables. Por esa razón, el peligro para el periodista que grita la verdad, esta a la vuelta de su casa. Si no tiene mucho nombre, no hay preocupación por El. Solo los que bien callan las fechorías del gobernante, pueden aspirar a “guaruras” de tiempo completo. Si alguna vez se privilegia el interes de grupo a contrapelo de los intereses personales, entonces habrá preocupación del gobierno. Y solo hasta entonces sentirán verdadero interes por respetar el derecho humano a la información. Por ahora solo seran gritos inútiles e aislados en el desierto. Hay periodistas que se “engallan” y proponen reuniones urgentes para poner manos a la obra, en materia de seguridad a los periodistas, pero los consentidos del nuevo patrón, hacen caso omiso al llamado. Porque en estos tiempos de la modernidad hay escasez de valores y la amarga realidad, es que, “PERRO, SI COME PERRO”. Asi que, solo hay que seguir esperando las infaustas noticias, de una nueva víctima de este fallido sistema politico mexicano en materia de seguridad. Triste, muy triste; pero hasta el dia de hoy, no sabemos nada del periodista michoacano Salvador Adame, secuestrado el 18 de mayo en Nueva Italia Michoacan. No hay ningún avance en la investigación de los asesinatos de los periodistas Javier Valdez y Miroslava Breach. No hay resultados a pesar de reuniones de emergencia de todos los gobernadores y su insustancial CONAGO.

Recibe las noticias en tu correo

Registra tu dirección de correo, y activa tu suscripción gratuita.