Domingo, Agosto 20, 2017
Covadonganoticias.com

INTENTAN CHAMAQUEAR A DIPUTADOS

     No sabe qué hacer con sus manos. Así que, Claudia Romanillos Villanueva, directora del Instituto del Patrimonio Inmobiliario de la Administración Pública, decide jugar con un lápiz amarillo.

     Su asistencia al Congreso del Estado obedece a la invitación extendida por la XV legislatura, que desarrolla un serial de comparecencias del gabinete que encabeza Roberto Borge Angulo, cuyo mandato expira en unas horas.

     “En los cinco años del  gobierno se titularon 395 predios de la reserva territorial de los quintanarroenses”, establece de marco el diputado Fernando Levin Zelaya Espinoza, del Partido Acción Nacional, antes de preguntar a la funcionaria:

     ¿Quiénes fueron los beneficiarios de esos terrenos y cuál fue el precio por metro cuadrado de esas ventas”?

     Y avienta otra interrogante:

     ¿Cuántas hectáreas conformaban la reserva territorial del IPAE en 2011 y cuántas quedan al día de hoy?

     La siguiente pregunta la emite con una breve introducción. “Algo que en los últimos meses y días ha estado en los cuestionamientos que han hecho muchos ciudadanos del sur del estado –Chetumal- es: ¿a quién se le vendió el terreno anexo al estadio de béisbol Nachan Ka’an?

     Romanillos Villanueva, sin dejar de girar el lápiz, a pesar de que tanto ella como el legislador están sentados, mira de arriba abajo al legislador, y contesta:

     “Con respecto a la primera pregunta, de los predios comercializados que se informó en los distintos informes de gobierno, la relación de los nombres y de los precios no la tengo a la mano, pero es una información que está en Transparencia. Se les puede hacer llegar. Aparte, esa relación está dentro de la información de la entrega que se le va a hacer a la nueva administración (la de CJG)…”

     Los flashes de las cámaras relampaguean expectación, mientras  responde.

     “En cuanto a la reserva que se recibió en el 2011, cuando empezamos esta administración (la de RBA), estamos hablando más o menos como de 73 mil metros cuadrados, aproximadamente. Hectáreas, perdón –suelta una risita nerviosa- de reserva. Y en lo que estamos finalizando…, al último corte que tuvimos en el mes de agosto, estamos hablando más o menos como de 70 mil hectáreas que estamos dejando de reserva en todo el estado…”

     “Con el predio del estacionamiento del estadio Nachan Ka’an…el nombre –del comprador- ahorita con mucho gusto lo checamos, pero era un predio propiedad del Instituto…ahorita mi gente me lo pasa…”

     Cuando concluye lo que fue su respuesta, el diputado Zelaya Espinoza, por  si la titular ignora a qué fue a la cámara, se lo recuerda, como para prevenir que sea “chamaqueado”.

     “Señora directora, le debo comentar que vino a exponer y ampliar el informe de gobierno…Los 395 predios a los que hago referencia se encuentran plasmados en la página 99… Así que no. No vamos a esperar, señora directora…”.

     Claudia Romanillo acelera el retozo con el lápiz, que es girado en sus extremos, a medida que el legislador agrega:

     “…entregue esa información. Fue citada, precisamente, para ampliar esa información…No vamos a esperar a que entre la siguiente administración. Le pedimos que dé ahora mismo la información” que solicitamos”.

     Para este momento, ella no puede permanecer en calma. Se mece de un lado al otro sobre el sillón negro en el que está sentada, mientras que imprime más velocidad a su  juego manual con el lápiz.

     Titubea cuando intenta defenderse

     “Nunca comenté que no la iba a entregar…este…el inge Morales que está aquí conmigo ya tomó nota para solicitar esa información y ustedes la puedan tener…este…”.

     Al ver que a la compareciente no le queda claro por qué está en el Congreso, Fernando Levin, se lo recuerda.

     “Es precisamente lo que le estoy diciendo: usted vino ante esta soberanía a ampliar el tema. Esa lista debió traerla hoy…”.

     El Legislador da la citada página 99 a Romanillos Villanueva. Esta la toma, y con la cabeza de lado, observa el documento…

     Insiste el que preguntó. Siente que en lugar de responder a sus interrogantes con precisión, le han arrojado un velo de humo:

     “…por respeto al Congreso y a los diputados, debe entregar la información…”

     Ella se mece en el sillón y continúa su diversión con el lápiz amarillo. (Mario Hernández)

 

Recibe las noticias en tu correo

Registra tu dirección de correo, y activa tu suscripción gratuita.