Martes, Agosto 22, 2017
Covadonganoticias.com

FERREIRA REVELA QUE EL PILOTO FUE PROCESADO Y DETENIDO

El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, informó ayer de que el piloto del vuelo de LaMia que se accidentó hace ochos días en Colombia, Miguel Quiroga, tenía un proceso disciplinario y estuvo detenido por abandonar la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) y dedicarse a vuelos privados, en este caso como empresario en la aerolínea LaMia, que operaba solo vuelos chárter.

“Hemos querido detener al capitán Quiroga. Es más, ha estado detenido y solo salió por un amparo hace cuatro o cinco meses”, afirmó Ferreira.

La autoridad señaló que el piloto es una de varias personas que recibieron una formación profesional en la FAB. Según Ferreira, el Estado invirtió en cada uno entre $us 40.000 y 50.000, “y de pronto, a media carrera, en lugar de cumplir con el acuerdo y volcar esos conocimientos y destrezas en favor de la FAB y el Estado prefieren renunciar y solicitar su baja”.

La formación completa de un piloto le cuesta a la FAB alrededor de $us 100.000 y se invierte en cursos en distintas partes del mundo, por lo que considera que la solicitud de baja es una actitud irregular e incorrecta, de falta absoluta de compromiso con la institución y el Estado.

El ministro recordó que el reglamento establece que “una vez que realizan los cursos, hay el compromiso de no retirarse de la institución hasta que se cumplan los años de servicio respectivos”.

Mientras tanto, el gobernador de Beni, Álex Ferrier, confirmó ayer que el Gobierno Departamental de Beni contrató a la aerolínea LaMia en noviembre y aseguró que esta empresa está legalmente constituida. “Pagamos a una empresa legalmente establecida, como LaMia Corporation. Aquí están nuestras facturas correspondientes”, señaló la autoridad.

Ferrier complementó que fue él quien invitó personalmente al presidente Evo Morales para que se traslade en el avión de LaMia desde Rurrenabaque hasta Trinidad. “Él no tenía por qué conocer cómo había llegado esa empresa o ese avión a Rurrenabaque. Para terminar, queremos pedirles a ustedes, los medios de comunicación, que no puede ser que con esta desgracia querramos hacer un tema político”, puntualizó.

El ministro de Defensa complementó que si el tema es politizar el caso, “debo recordarles que el piloto era hijo político del exsenador Róger Pinto, que se fugó del país y tiene cuentas pendientes con la justicia”.

Además, admitió que corren procesos administrativos en contra de los exdirectores de Aasana y de la DGAC, que entregó la licencia a la línea aérea, que se especializaba en hacer vuelos chárter.

 

Por este caso, el general Tito Gandarillas fue suspendido como director de Aasana, mientras que Édgar Virgilio Pereira fue cesado como director de la DGAC, y en su gestión se tramitó la tarjeta de operaciones a la aerolínea privada LaMia. (EL DEBER)

Recibe las noticias en tu correo

Registra tu dirección de correo, y activa tu suscripción gratuita.