Martes, Agosto 22, 2017
Covadonganoticias.com

Fake news y el 2018

Normando Medina Castro.

La falta de congruencia entre lo que se dice y lo que se hace, es una especie de enfermedad común de la clase política mexicana, junto con un culto desmesurado al ego, que convierte a sus integrantes en monstruos o caricaturas de seres humanos; muy lejos de los dioses que creen ser.

En nuestro país se pueden incluso notariar promesas de campaña y proyectos de gobierno y su incumplimiento no acarrea consecuencias. Las acciones fallidas y los actos de corrupción terminan por diluirse, gracias a las estrategias de comunicación organizadas y pagadas con dinero del erario; es decir, de la población a la que defraudan y roban.

Un ejército de amanuenses despliega sus energías en medios impresos, electrónicos y redes sociales, para maquillar los “errores” de los poderosos. Las cajas chinas, las fake news, son trabajadas desde todo tipo de oficinas y lanzadas a todos los estratos sociales.

Un estudio realizado por la universidad de Oxford, titulado Troops, trolls and trouble makers: a global inventory of organized social media manipulation, reveló que el gobierno mexicano infiltra y manipula Facebook y Twitter sin que los usuarios se percaten de la penetración de propaganda oculta o disfrazada. El 18 de marzo de 2013, en el marco de una conmemoración más de la expropiación petrolera, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, explicó ampliamente la reforma energética e hizo hincapié en los grandes beneficios que traería al país; entre los cuales podemos citar la generación de 500 mil nuevos empleos en el sector, la disminución de los precios de la luz y el gas y la modernización de Pemex que convertiría a la empresa en impulsora del crecimiento nacional y el fin del endeudamiento público.

Los despidos de la paraestatal y sus subsidiarias no se han detenido y en estados como Campeche y Tabasco han dañado seriamente la economía local. En la edición impresa del 26 de julio, sección de economía de La Jornada Maya, página 35, se lee: “Pemex colocó deuda por 5 mil millones de dólares, con lo que cubrirá sus necesidades de financiamiento para 2017 y 2018”. Los escándalos por el descubrimiento de un enorme yacimiento de petróleo que representa cientos de millones de dólares de utilidades para Sierra oil and gas, ligada al ex presidente Carlos Salinas de Gortari dejan un mar de dudas: ¿La reforma energética ha sido para beneficiar al país o a unos cuantos poderosos? ¿Los mexicanos no tenemos capacidad de reacción? ¿Las estrategias de los poderosos, basadas en la mentira y en minimizar sus abusos son invenciblemente efectivas?

El próximo año vendrán elecciones que definirán el rumbo del país. El sistema protector de los poderosos podría caer de nuevo pero quién sabe. Igual tenía razón José Stalin, cuando afirmó: “basta con que el pueblo sepa que hubo una elección, los que emiten los votos no deciden nada, los que cuentan los votos lo deciden todo”.

Por cierto, los ex gobernadores de Quintana Roo, Félix González Canto y Roberto Borge Angulo, siempre afines, comparten el culto a Carlos Salinas de Gortari, a quien siempre han servido y beneficiado con todos los recursos y posibilidades que genera la entidad con la mayor cantidad de divisas para el país, por concepto de turismo. Por eso, no es extraño que Salinas los proteja y cobije. Al tiempo.

En la disputa del poder del 2018, en Q. Roo, las diputaciones federales y senadurías, así como las presidencias municipales, el forcejeo cada vez es más intenso entre todos los actores involucrados. El control de Benito Juárez –Cancún–, en manos del PVEM, Jorge Emilio González, con Remberto Estrada como cara visible, ha venido a la baja.

Ese control y poder, compartido con la dupla Félix González / Roberto Borge y su facción comprada del PRI, tiene ya franca oposición al interior. Cuando no existen convicciones, ni lealtades basadas en valores, sino simplemente en el mezquino: “el que paga manda”, las desavenencias son naturales. Las ambiciones del niño verde, acrecentadas con Roberto Borge en la cárcel y Félix González en el ojo del huracán, ya no dejan nada para sus socios. Nadie negocia con quien está en posición de debilidad; cada quien quiere atascarse de pastel. Con una adecuada vigilancia de la legalidad de la procedencia de recursos y el gasto de los mismos, las elecciones del 18 pueden ser un fracaso para ellos.

Es evidente que en Benito Juárez el PVEM requiere de muchísimo dinero para mantener el poder; mucho más de los topes de campaña. El asunto es que los órganos electorales de Quintana Roo ya no son operadores absolutos de la voluntad de Félix González y Roberto Borge y lejos de ser su respaldo pueden ser sus ejecutores. el niño verde y Remberto lo saben.

En el municipio capitalino Othón P. Blanco, si desdeñan la capacidad del voto razonado, pueden llevarse una sorpresa. La gente no está del todo contenta; un joven como el empresario Luis Protonotario Sabido, de familia chetumaleña de antaño, sin cola que le pisen y con bastante energía, puede crecer si consigue ser postulado por Morena. Los votantes de Chetumal y del resto del municipio son bastante politizados y muchos más de que puede imaginarse, no venden su voto.

¡Hasta la próxima!

Recibe las noticias en tu correo

Registra tu dirección de correo, y activa tu suscripción gratuita.