Domingo, Junio 25, 2017
Covadonganoticias.com

MUERE GEORGE MICHAEL, ÍCONO DEL POP Y LOS EXCESOS

Como si el 2016 quisiera dejar claro que lo que representaba al siglo XX ya no tiene cabida en el nuevo milenio, ayer murió George Michael, ícono del pop de los 80, muestra de que los escándalos fulminan a las estrellas sólo cuando no hay talento detrás y una de las figuras que salieron del clóset cuando eso todavía levantaba cejas y generaba murmullos y risas escondidas, antes de que Instagram y Facebook existieran y se convirtieran en las ventanas desde donde se asume —o se grita— la verdadera sexualidad.

“Habría salido del clóset para muchas personas a los 19. Ojalá lo hubiera hecho. No creo que habría tenido la misma carrera —mi ego no estaría satisfecho en algunas áreas— pero creo que sería un hombre más feliz”, declaró en una entrevista en 1998.

En 1984, como parte de dúo Wham!, escribió y publicó la canción “Last Christmas”, que ha sido versionada por diversas cantantes como Ariana Grande y Taylor Swift. Como si fuera una profecía, la de ayer fue la última Navidad del cantante británico, que murió en su casa de Goring, Oxfordshire, Inglaterra.

Al darse a conocer la noticia, su publicista, Cindi Berger, expresó que no había estado enfermo. Mientras que horas más tarde el manager del intérprete, Michael Loppman, señaló que la causa de muerte fue una falla cardiaca.

La familia del intérprete emitió un comunicado a través de la policía de Thames Valley, en el que declaró que él “falleció apaciblemente en casa durante el período navideño. La familia solicita que sea respetada su privacidad en este momento difícil y emotivo. No habrá más comentarios”.

Por su parte la policía emitió un comunicado en el que calificó la muerte como “inexplicable pero no sospechosa” y que se realizará una autopsia en su debido momento”.

George Michael tenía 53 años y una lista de canciones colgadas en los número uno de la década de los 80 y 90 tanto en Inglaterra como en Estados Unidos.

Para ejemplo “Wake Me Up Before You Go-Go”, un éxito que se sigue bailando en los antros y las fiestas familiares, por todos aquellos que quieren recuperar la juventud y el ritmo de la convulsa década de los 80. La canción lanzada en 1984 —aquel año que regresó a Tina Turner de la sombra con “What’s Love Got To Do With It” o delineó el éxito de Madonna con “Like a Virgin”— fue un suceso que puso a bailar al mundo justo al momento de salir. Debutó en el número cuatro del Hit Parade británico y una semana después estaba colocada en la cima.

Pero Michael también atendió al romance y ese mismo año lanzó en solitario “Careless Whisper”, cuyo riff saxofón es totalmente reconocible y fue compuesto mientras viajaba en un camión hacia su casa, luego de salir de trabajar como acomodador de un cine, cuando tenía 13 años. Con ese tema el intérprete vendió seis de los cien millones de discos de su carrera.

Pese al éxito que alcanzó con la banda —la primera de Occidente en presentarse en la República de China— en 1986, George Michael la abandonó y se lanzó como solista con el álbum Faith, cuyo sencillo con el mismo nombre fue el más vendido en 1987 en Inglaterra y fue número uno en Estados Unidos, Italia, Canadá, Nueva Zelanda y Holanda. Ese mismo año estuvo a punto de declarar que era homosexual, pero lo ocultó por su madre.

El segundo sencillo de Faith fue “I Want Your Sex”, acompañada de un video provocativo que fue transmitido ampliamente por MTV. En ese momento la canción fue controversial no sólo por su naturaleza explícita, sino también porque fue vista como alentadora del sexo casual y la promiscuidad, en un momento en el que el sida se multiplicaba.

Los asuntos alrededor de su sexualidad, junto con las drogas, lo hicieron una figura presente en los tabloides.

En 1998 en la televisión y los impresos se reproducía la noticia de que el cantante había sido arrestado luego de cometer los que en ese momento llamaron “actos lascivos” en un parque público de Beverly Hills. Un policía encubierto lo detuvo en una redada que se realizaba en ese lugar.

Durante meses la prensa siguió la historia, que finalizó con la declaración del cantante en la que aceptaba su homosexualidad y la condena de pagar 810 dólares de multa y realizar trabajo comunitario por 80 días.

Sin embargo, el cantante —como lo había hecho en otros momentos de su vida— tomó la experiencia como inspiración y compuso la canción “Outside”, en cuyo video aparecen una serie de policías besándose. El uniformado lo demandó alegando que dañaba su imagen y lo había calumniado en entrevistas, pero el juez rechazó la acusación.

En una entrevista fue cuestionado por los asuntos que le trajeron problemas como tener sexo anónimo en lugares públicos o el uso de drogas, el cantante respondió contundente: “Ni siquiera veo esas cosas ya como una debilidad. Simplemente soy así”.

George Michael coleccionaba arte, fue crítico del gobierno conservador de Margaret Tatcher, participó en conciertos y programas de televisión para recaudar fondos que fueron a la caridad, llegó a fumar hasta 25 cigarros de mariguana al día, cantó con Luciano Pavarotti, Aretha Franklin y el ícono del soul Ray Charles, fue uno de los cantantes más ricos de Inglaterra y se enfrentó a la industria de las empresas discográficas. George Michael murió y con él una pequeña parte del siglo XX, en la que también habitaron David Bowie y Prince.(LA RAZÓN)

Recibe las noticias en tu correo

Registra tu dirección de correo, y activa tu suscripción gratuita.