Sábado, abril 29, 2017
Covadonganoticias.com

RECUERDOS

editor enero 2, 2017 No hay comentarios en RECUERDOS

Soy de la primera generación del kínder local, dirigida por la profesora Luz M.Zaleta Islas, después como todos a la primaria en la escuela socialista Belizario Dominguez, eran tiempos postrevolucionarios, los lunes en las ceremonias cantábamos el himno nacional y la internacional, himno socialista de época y obligación.

Mi infancia como la de muchos paisanos, con las limitaciones económicas normales, pero bien, bien unidos, bien tratados, bien amados por nuestros padres, familia, vecinos y amigos, siempre el afecto nacía en el son hijos de Chebo o de Lala y así de muchos amigos estimados por sus padres.

En los ratos de ocio y cumplidas nuestras obligaciones y tareas, podíamos salir a jugar al parque central o los camellones, juegos que hoy son como leyendas de épocas de los pica piedras, pero tan divertidos eran los juegos de canicas, de pozito, de cuadro y haciendo la raya para picarse y comenzar, la kimbomba que nos dejo tantos quemones en los brazos al perder, los papagayos que siempre terminaban enrollados en los cables de luz, las escondidas con el uno, dos y tres por mi o por ti si te pescaban, las carreras argentinas, las de carrera de bicicletas, los deportes, poner en el camellón cuatro cocos para definir las porterías y el balón de hule, los encantados, las niñas participaban igual, ademas de las adivinanzas y el Maria blanca, brincar la soga y otros que se me pierden.

Como decir que no fuimos felices sin ese Chetumal, no habían clases sociales, ni muy ricos ni muy pobres, parejitos todos, era un placer acostarse en los camellones obscuros a ver las estrellas y la luna, sin tecnología cara, solo nuestra admiración a la belleza y nuestros sueños envolviéndonos.

La iglesia todavía perseguida, era violada cuando con el sigilo correspondiente llegaba el padre Palau a predicar y practicar algunas ceremonias, por esa razón fuimos muchos bautizados en Corozal, Honduras Británicas, así como nuestros padres hayan festejado sus bodas en la mencionada aldea.

Nuestros vecinos, los compadres y la familia eran una sola, por supuesto todos apoyándose, unidos en las enfermedades, en los partos, en los rosarios y rezadas por los que se fueron y las novenas en homenaje a varios santos.

La asistencia a los mercados, convivencia con los clientes, conseguir lo mas fresco, la mejor carne y que te la rejalen o corten al gusto, el hueso con tuétano para un buen caldo, el saludo cortes, la broma, el chisme, punto obligado de reunión hermanada en la vida diaria.

Los barrios, de la Av, Independencia, madero, Morelos con sus cruceros, se le llamaba el hulubal, era una sección por su cercanía al río, muy húmeda, en charcos permanentes, lodo y vegetación basta, mucho mangle, el barrio de punta estrella lo formaba los asentamientos cercanos a la escuela Alvaro Obregon, donde hoy esta el congreso de triste memoria, en esa curva, del lado del muelle había un balneario popular con algo de arena y piedras, ahí se pescaba con red las chihuas y por el ultimo el barrio bravo, zona cercana a la compañía fija, donde hoy se asientan los campos deportivos del COJUDEQ , ellos mas dedicados a la pesca.

Otro día seguimos recordando y conversando, invito a los muchachos de mi generación y mayores a dar su testimonio y corregirme,la memoria llega como nubes cargadas, se sueltan y luego el olvido.

Mejor año, así como unidos vivimos, re inventémonos para que esos lazos se rescaten, vamos a acercarnos, la indiferencia hace mucho daño.(DICIEMBRE,  2016/ EUSEBIO AZUETA VILLANUEVA)

Recibe las noticias en tu correo

Registra tu dirección de correo, y activa tu suscripción gratuita.